11- LAS MEDIAS VERDADES DE DEZCALLAR (III) – RUBALCABA

En la anterior entrega titulada “El espía locuaz” vimos cómo en la entrevista de Público Dezcallar manifestaba: «Yo hablaba con todo el mundo, porque una cosa que nunca hizo el presidente del Gobierno es decirme lo que tenía que hacer o lo que no podía hacer». En esta excusa ya no se ampara en su peculiar concepción del “Servicio de Estado” que parecía consistir en contarle lo que quisiera a quien le diera la gana. Aquí parece escudarse, como los mozalbetes díscolos, en que el “profe” no le había advertido o prohibido expresamente dedicarse al cotilleo…

Pero ya dejamos zanjado en el anterior artículo la improcedencia de las “revelaciones”. Lo que se debe “velar” con diligencia no debe ser “desvelado” (art. 4. f de la Ley del CNI).

Ahora queremos entrar en otro asunto. ¿A quién le hacía sus confidencias? ¿A “todo el mundo”, como manifestó? Nos tememos que no. De hecho, en la Comisión se produjo un intercambio verbal bastante cómico, que pudo bordear el absurdo, cuando Dezcallar confesó la “regularidad” con la que confeccionaba informes para el jefe de la oposición. El diputado Jané i Guasch (CiU), con cierta lógica le preguntó si le pasaba entonces también la información a los demás grupos parlamentarios. Dezcallar lo negó, y como si hubiera sido cogido in fraganti, con un lenguaje entrecortado que recordaba al de un famoso cómico mejicano, añadió: «Tiene usted razón, habrá que mejorar las cosas, a lo mejor, pero no. O no, no lo sé. O a lo mejor era un error pasarla al jefe de la oposición» (CI, 7, pág, 47). Es perfectamente entendible la zozobra del diplomático. Como ya comenté humorísticamente la sombra del camarote de los Hermanos Marx debió recorrerle como un sudor frío el espinazo (cap. 11.2.1. de Las Cloacas del 11-M).

Lo que nos parece claro, no obstante, es que no fue un error, que fue algo más, como se desprende de la Ley del CNI. Pero sigamos con el asunto. ¿A quién le hacía, pues, sus confidencias, aparte de al jefe de la oposición? Dejemos al propio Dezcallar que nos cuente quién tuvo la fortuna de encontrarse entre los “happy few” que en su universo constituye “todo el mundo”: «Yo hablé aquella mañana con Rubalcaba, como hablé con Javier Solana, como hablé con Narcís Serra, [Miguel Ángel] Moratinos, me llamó Zapatero, Ana Palacio… Yo les decía: en este momento lo que yo tengo, con la información que tengo…».

Es decir, de seis, cinco pesos pesados del partido socialista. Un poco más y tiene que llevar la sede del CNI a Ferraz. ¿Y no hablaría también con su amigo Felipe González? Me cuesta descartarlo, teniendo en cuenta lo mucho que bulló entre bastidores ese día el expresidente. Desde luego, con quien sí parece que también habló fue con el rey, como se puede colegir de un significativo lapsus freudiano que incurrió en la Comisión. Estaba refiriéndose a la nota enviada a Aznar del día 16 de Marzo sobre los suicidas (de la que hablaremos en otro artículo) y añadió: «Si al día siguiente aparece un suicida le diré: señor, me he equivocado». “Señor” es la manera protocolaria –y algo ancilar- con la que al rey le gusta que se le dirijan sus súbditos [ya dije –nota al cap. 12.6.2.2.- que para un católico, “Señor” a secas, solo hay uno, que es Dios, y aunque la monarquía sea cada vez menos católica –el último de la dinastía lo primero que hizo fue quitar del escudo real la Cruz de San Andrés y proclamar el Tiempo Nuevo (vid.- Felipe VI y el tiempo Nuevo)- no estaría de más que por mor de sus orígenes apeara el tratamiento de “Señor” por el más clásico, pero menos colusorio con lo intemporal, de “Majestad”]. Lo que parece no ofrecer ninguna duda es que a la última persona a la que Dezcallar llamaría con un “señor” mayestático es a Aznar…

Pero no nos desviemos. Ya hemos visto que Dezcallar se jactaba insistentemente de su independencia y de su afán por mantener el CNI «al margen de la lucha política interna» (vid. su libro Valió la Pena, Ed. Península, Barcelona, pág. 293), lo cual no le impidió mantener una relación fluida y continua con una parte muy importante de lo que constituía esa “política interna”, precisamente la que comenzó desde primeras de la mañana del día 11 a poner en marcha un auténtico putsch en comandita con su terminal mediática, la SER y PRISA. ¿Y de qué hablaba con ellos, y, sobre todo, con el más importante –y peligroso para el Gobierno-, con Alfredo Pérez-Rubalcaba?

Es muy significativo a este respecto la respuesta intempestiva que le dio al periodista de Público, cuando le hizo la leve sugerencia de que también hablaba por teléfono con otras personas: «Siempre fui leal al Gobierno. Si alguien piensa que yo dije a Rubalcaba algo diferente de lo que le dije a Aznar, no sólo miente sino que es un bellaco y un canalla». Ya el mero hecho de contarle a nuestro Fouché lo que le estaba contando a su Presidente, al que por su cargo debía reportar en exclusiva, nos parece elocuente. Pero su destemplada salida de tono lo que en el fondo está revelando es una vieja herida todavía sin cicatrizar. Lo relaté al final del cap. 11.2.1 de mi libro.

Pongámonos en situación. La SER hizo un comunicado a las 15:05 del sábado día 13 en el que decía: «Fuentes del CNI han confirmado a esta redacción que todos sus agentes trabajan al 99 por ciento de posibilidades de que nos encontramos ante un atentado de corte radical islamista». El Gobierno presionó a Dezcallar para que lo desmintiera, lo cual hizo dos horas después en EFE manifestando que no era cierto que hubieran «abandonado totalmente una línea de investigación en beneficio de otra u otras» (en el siguiente capítulo trataremos este episodio, la gran “manipulación” que ahora denuncia Dezcallar).

Con estos antecedentes, Jaime Ignacio del Burgo, que le estaba interpelando en la Comisión, le tendió una sutil celada preguntándole si había mantenido «entre los días 11 a 14 de Marzo alguna conversación con el Sr. Pérez Rubalcaba en relación con la autoría del atentado». Dezcallar le contestó: «Con el Sr. Pérez Rubalcaba, si no recuerdo mal, hablé una vez el día 13. A mediodía, más o menos. Me llamó él, sí» (CI, 7, pág. 9). O sea, antes de que la SER filtrara lo que le suministraron las “fuentes” del CNI. Del Burgo no esperó ni un segundo para lanzarle este misil: «Entonces, ¿puede derivarse de esa conversación que el señor Pérez Rubalcaba el día 19 de Marzo declarase que ellos sabían (el Partido Socialista) que el Gobierno estaba mintiendo, porque tenía información directa del CNI?». Fue todo un mentón a la barbilla al que el exdirector del CNI respondió con visible aturdimiento, negando muchas más veces que Pedro, diez en concreto: «Pues si lo dijo no es verdad. No, no hablamos. No conmigo, lo que no quiere decir que hablara a lo mejor con alguna persona que yo no he controlado, conmigo no. Nuestra conversación no tuvo nada que ver con que el Gobierno mentía o no mentía. Y además, yo con él no hubiera hablado de ese asunto».

Esto ocurrió al principio de su comparecencia. El arriscado lance no debió ser baladí porque Dezcallar, dos horas después -y sin venir a cuento- aprovechó un impasse para hacer una rectificación, indudablemente para tratar de subsanar el desperfecto: «Me encuentro con que he cometido un error antes. Me ha preguntado alguien si había visto al Sr. Rubalcaba. Fue no el 13, el 20. He leído mal una nota, una fecha que tenía. No hablé con él el día 13, hablé con él el día 20. Que quede constancia porque ha habido un error por mi parte» (Ídem, 39). Es decir, el 20, un día después de que Rubalcaba acusara al Gobierno de mentir según el CNI: ya no podía ser él “la fuente”.

Como ya insinué, parecía el asunto bastante sospechoso, no sólo por el hecho de la rectificación –antes de que sonara el gong y tan bien encajada (un día después del 19 de marzo)- sino por lo burdas de las excusas esgrimidas: que «había leído mal una nota» cuando lo que hizo no fue “consultar”, sino “recordar” –«si no recuerdo mal»-. ¿Y cómo se puede leer un “20” en vez de un “13”? Es como confundir a Cindy Crawford con Naomi Campbell. En el libro dejé ahí el asunto, concluyendo que, en cualquier caso, «Dezcallar no quiso que quedase ese frente abierto y lo cerró».

Pero en estas estábamos cuando viene 11 años después, en pleno desbordamiento de popularidad, y sin verlo ni beberlo nos abre de nuevo el frente. Ya se habrá dado cuenta el lector. Es la famosa confesión de Público: «Yo hablé aquella mañana con Rubalcaba, como hablé con Javier Solana, como hablé con Narcís Serra, [Miguel Ángel] Moratinos, me llamó Zapatero, Ana Palacio… Yo les decía: en este momento lo que yo tengo, con la información que tengo… Había hablado aquella mañana con una docena de servicios de inteligencia. El lehendakari decía lo mismo, los etarras -que yo los oía- decían lo mismo: ‘dios la que hemos montado’…».

Aquella mañana es inequívocamente la del día 11 de Marzo, momento en el que ocurre lo del lehendekari, lo de las escuchas a los etarras y las consultas a los servicios extranjeros. En su libro también lo consigna pero omite el nombre de Rubalcaba (ídem., pág. 275). Sin embargo, en Público se ve que no había ninguna “nota” que consultar y el “recuerdo” se le hizo más vívido aún que en la Comisión de Investigación: no el 13, mucho menos el 20, sino el 11, es decir, desde el minuto “0” del post 11-M, cuando Rubalcaba ya empezaba a maquinar cómo desbancar al Gobierno.

¿Por qué no reveló ese dato en la Comisión? ¿Por qué toda esa ingeniería de fechas y rectificaciones? ¿Para que no se le relacionara con la “fuente” del PSOE y, sobre todo, con la mente maquiavélica que probablemente ideó, coordinó y ejecutó la campaña de agit-prop contra el Gobierno, Alfredo Pérez-Rubalcaba?

Y vistos estos antecedentes, ¿por qué tenemos, entonces, que dar crédito a su insistente excusatio non petita sobre su lealtad y que le contaba lo mismo al PSOE que a Aznar? ¿Porque él lo dice y punto?

No, la credibilidad del exdirector del CNI está bastante en entredicho, y contra más insulta a los que simplemente “piensan” –con bastante cordura, por cierto- que contaba cosas diferentes a Aznar y a Rubalcaba, tildándoles de mentirosos, canallas y bellacos, más va mermándose su crédito.

No deja de ser significativo, por otro lado, que todos los argumentos y denuncias que esgrime ahora contra Aznar y el PP son exactamente las mismas que expuso Rubalcaba en la Comisión de Investigación (Vid. CI, sesión 19), y que se resumen en que el PP mintió y manipuló para ganar las elecciones. Porque ese es el verdadero objetivo de su libro, aunque quiera convencernos de lo contrario: «Creo que ha llegado la hora de superar definitivamente los enfrentamientos del 11-M y de mostrar un frente unido de todos los demócratas en defensa de nuestros valores y de la convivencia en paz».

Emil Jannings no podría haber hecho una interpretación mejor del Tartufo. ¿Pues qué mejor manera de superar esos enfrentamientos que actualizarlos con toda su virulencia? Solo le ha faltado decir eso de “Los españoles se merecen un gobierno que no les mienta”.

Anuncios

5 comments

  1. Los mentirosos compulsivos lo tienen complicado cuando sacas la lupa. Te van a tomar ojeriza.

    No parece que fuera por casualidad que el Jefe del Estado nombrase director del CNI al descendiente de una familia nobiliaria de los “paisos catalans”, en las mismas fechas en que el socialista Eguiguren llevaba a cabo los primeros encuentros con el batasuno Otegui en los prolegómenos de este road map que estamos recorriendo con asombrosa precisión.

    Jorge tuvo un papel difícil porque se la jugaron y no supo ni evitarlo ni maquillarlo.

    Cada uno de los actores tuvo su papel, y nuestro peculiar Fouchè tanto se metió en el papel que su ego no resistió dejar escrito en las hemerotecas esa llamativa profecía del 8 de Mayo de 2009, a siete años vista sobre el final de la road map:

    http://elpais.com/elpais/2009/05/08/actualidad/1241770620_850215.html

    La soberbia ahoga a los vanidosos.

  2. Con lo de Rubalcaba has clavado con un alfiler al infame charlatán. Mentir a una comisión de investigación es delito.

    En realidad, todo lo que dice, ahora y antes, está plagado de contradicciones, internas y externas, y, siendo benévolos, medias verdades. Hay la gran contradicción de su posición actual con la que tuvo en la Comisión de Investigación. Allí mantuvo el equilibrio, discreto apoyo al gobierno. Ahora carga contra el gobierno Aznar. Me parece que está claro que ahora no es un espontáneo, aunque se le vean más ganas de micrófono que a Belén Esteban. Alguien ha decidido utilizarle. ¿Recibirá algún encargo bien remunerado en esa empresa de consulting estratégico en la que colabora con dos vinculados al Opus y La Caixa, uno parece que pariente suyo? Por algo en su breve currículum se omite casi todos los cargos y destaca el de consultor de Repsol. ¿Quiere nuevas consultas?

    He podido leer a la carrera lo que dice en su libro sobre el 11-M. Señalo algunas de las cosas nuevas que he encontrado.

    Lamari es el protagonista principal de su relato, su viejo “amigo”. Con insistencia le dedica dos epígrafes, alternados. El 11-M encierra un chantaje. Lamari es instrumento del chantaje. Incriminándose, insiste en que ellos avisaron de que Lamari podía atentar. Ya por esto debería estar en la cárcel, si hubiera algo parecido a un estado de derecho y algo de racionalidad. Luego con desfachatez asegura que el atentado les pilló por sorpresa, que no sabía nada. Es tal su descaro auto incriminatorio que llama a Lamari “nuestro viejo ”. ¿A qué viene tanta auto inculpación? Creo que sólo se explica si es un modo de atacar a Aznar. Incide en la que creo que es la única hipótesis verosímil: Aznar tenían preparada una operación, y sobre ella montaron otros el 11-M, pudiendo acusarle a él. Y Lamari formaría parte de la operación Aznar.

    Dice un par de cosas de Lamari que son nuevas. Insiste en que estuvo en Afganistán, sin ningún dato. Que yo sepa esto no lo habían dicho nunca. Desde luego no en las notas del CNI. También asegura que en el video de reivindicación de Telemadrid se reconoce a Lamari por las manos. Que yo recuerde esto no lo habían dicho. Al menos, oficialmente. Como es su “viejo amigo” es posible que conozca bien sus manos. No dice nada de la excarcerlación de Lamari. Pienso ahora que esta escandalosa excarcelación –su condena es aún más escandalosa, sin prueba ninguna- tiene pleno sentido en una operación Aznar. De ese modo tenía cogidos a los jueces, de la AN y TS, y no le podrían incordiar. ¿Quién diseñaría esa posible operación?

    Hay otra cosa nueva que me parece importante, sin duda un instrumento de chantaje. Sobre la entrevista que tuvo con Acebes en la mañana del día 13, el de las detenciones. Dice que fue por insistencia suya, que Acebes no quería. Su insistencia era para llevarles un dosier importante sobre un grupo de terroristas islámicos, que dice haber recibido de un servicio extranjero. Dice que era un dosier con documentos –no una de esas notas estúpidas como las que él emitía- , con fotos, con huellas dactilares, y esas cosas, señala. No da datos. Primera noticia. Y delictiva, pues ese informe no llegó al juzgado. Cuenta que a eso de las 11 le recibieron Acebes y Astarloa, desconfiados. Que sólo habló él, unos quince minutos. Dice que en ese momento le llamó PJ, que no lo cogió y apagó el teléfono. Esto le da pie para decir que cuando llegó de vuelta a la sede del CNI se encontró que tenía varios mensajes de Timermans, para que saliera a desmentir a la SER. Aquí no cuadra nada. Al salir de la reunión encendería el teléfono. Y la SER publicó eso a las 15 horas.

    De todo esto, creo que se puede colegir una interpretación de lo que pasó. Dezcallar es un instrumento para forzar al gobierno a que rellene la vía islamista que él abrió con detenciones de moritos. Ese dosier de moritos posiblemente fueran los de la operación Aznar, seguramente Lamari, el extranjero de los moritos de la versión oficial. Los últimos a los que querría detener Aznar, pues con ellos le podían acusar de haberlo hecho él. A recordar a los del atentado de Casablanca, que Dezcallar ahora cita, sin precisar. Y especialmente al iman Temsamani, que fue extraditado de prisa y corriendo el día 12 o el 11, en misteriosa operación, y que incluyen en las fotos de reconocimientos fotográficos de la versión oficial. No creo que en el dosier estuviera el terrorista opusino yihadista de origen catalán, Eduardo Rozsa Flores.

    En la presión para que el gobierno detuviera a unos moros luego usan a la SER, cuando sale diciendo que el CNI al 99% está con islamistas. Debió haber negociaciones. Es significativa la candencia horaria del desmentido de Dezcallar con el anuncio de Acebes de las detenciones, esta unos minutos después como recuerda Dezcallar. Posiblemente el gobierno pusiera como condición para hacer públicas las detenciones –para darles realidad, que así funcionan las cosas- que previamente Dezcallar hiciera ese medio desmentido a la acusación de la SER.

    Dezcallar no cita a Aragonés, el opusino jefe de gabinete de Aznar, que es el que tendría que haber hablado con él. Sólo a Timermans, marido de la periodista Pilar de la Granja (La Gaceta y La Noria) ¿Qué pasó con el opusino Aragoné, luego marido de Lucía Figar-esta de familia opusina muy importante?

    Tytadine.Ahora insiste en que el factor clave para acusar a ETA durante el día 11 fue el Tytadine. Asegura que se lo dijo la policía, no dice quien. Incurre en un cúmulo de contradicciones, algunas delictivas. Se pasa ahora todo el tiempo lloriqueando de que la policía no le informaba y resulta que dice que sí le informaba. Lo del Tytadine es nuevo, pues ni en la nota del CNI ni en la Comisión lo dijo. Lo que sí dijo en la Comisión es algo de Perogrullo, que ahora contradice: “La gente dice: si es Titadyne es ETA. No. Si es Titadyne no es ETA. Si es Titadyne lleva la firma de ETA pero ETA utiliza otras cosas también.”

    http://www.congreso.es/public_oficiales/L8/CONG/DS/CI/CI_007.PDF

    Esto lleva a la famosa nota del día 11, fechada con precisión milimétrica a las 15:51. Estoy casi seguro que no existió, que se la han inventado a posteriori. Sería una exigencia posterior de Aznar, para darle fundamento a su acusación primera a ETA. Como seguro, absolutamente seguro, se inventaron muy posteriormente la historia del Tytadine entre Cuadro Jaén y Díaz Pintado. Si esta fuera cierto, tendría que ir en la nota del CNI. También es muy raro que en la nota esa del CNI se descarte tan pronto los suicidas, por que sí. Cuando todavía no habían pactado la vía islamista. Indica que es algo posterior, para tener cogido a ZP con sus suicidas. La increíble precisión de las 15:51 también indica que posteriormente fijaron el momento, seguramente contra los intereses de Aznar, que la querría más temprana. Y el error de decir tres años y medio después del 11-S, en vez de los dos y medio, seguro es intencionado.

    Lo que están haciendo ahora con Dezcallar es actualizar el 11-M, volver a la misma situación, con los autores del atentado enseñoreándose y jactándose, teniendo cogidos a los políticos de toda condición. Significativo que la izquierda y separatas estén callados con lo de Dezcallar, cuando lo lógico es que hubieran salido en tromba contra Aznar y el PP, aprovechándolo. ¿Los autores del 11-M distribuyen los papeles y otros cumplen el guión? La tiranía prelada.

    Se suponía que Dezcallar era esencialmente un hombre de JC. JC ha caído, lo ha laminado el Opus. Está claro para quien trabaja ahora el pinturero Dezcallar. Tan charlatán como el terrorista del Opus y yihadista Eduardo Rozsa Flores. Seguro que algo sabe de él.

  3. Coincido en mucho de lo que dices. Muy interesantes aportaciones. No cabe duda que se trata de una actualización para impedir que el moribundo resucite y pueda desaparecer definitivamente el PP. Lo del Titadyne es de lo más destacado de sus novedades. Precisamente estoy escribiendo sobre el asunto.

  4. Completo cosas del libro de Dezcallar.

    Habla de una tercera reivindicación –primera, las brigadas londinenses del día 11, segunda, video telemadrid- que se produjo el día 15. Dice que es igual a la primera, al mismo medio británico y por las mismas brigadas. Dice una cosa curiosa que no recuerdo bien. Como si en el comunicado dijeran que el CNI le había engañado a Aznar, muy propio de moritos, como la alusión que hicieron al Opus en el documento que Bermúdez hizo leer intencionadamente en el juicio. Creo que nunca se ha hablado de esta reivindicación, al menos no lo recuerdo ni la encuentro. La cuarta reivindicación, para él, es el fax al ABC. Y el video de Leganés no lo cuenta.

    Ana Palacio. Viene a admitir lo que contó Múgica, que habló con ella en la madrugada del 11-12 y que le dijo que era ETA. Pero no lo dice directamente. Cuenta que habló con Ana Palacio. Y que el día 12 siguió diciendo a todos que era ETA, pero sin firmeza. Y luego carga con el telex a las embajadas y el consejo de seguridad de la ONU. Por cierto, Ana Palacio ha escenificado su no respuesta a Dezcallar. Se ha fabricado el pasado fin de semana una entrevista en La Razón, con Jose María Marco, el que le escribe los libros a Aznar y Rajoy. Y no dice nada. ¿Cómo se interpreta?

    http://www.larazon.es/espana/el-patriotismo-un-orgullo-y-una-responsabilidad-PL10939327#.Ttt1CoUNNukjS5N

    El desmentido de Dezcallar a la SER, del día 13, lo hace a través de la opusina Europa Press.

    En la comisión de investigación dijo que la policía les había entregado la casete de la Kangoo para que la analizaran. Lo que desmiente sus afirmaciones de que les dejaron al margen. En el libro no dice nada. Esa casete con la que Aznar abrió la vía islamista, con la que nos han estado tomando el pelo, que luego se la dieron al dueño de la Kangoo, y desapareció como prueba de convicción en el juicio. Quizás se la entregaron a los servicios secretos porque creyeron que era suya.

    Sobre el asesinato de los agentes del CNI en Irak. Insiste, como en otras entrevistas, en relatar que estaba en una exposición de La Caixa, en la calle Serrano, cuando le avisaron. No dice que hablara con el agente en Irak. En esta entrevista cuenta que le pusieron en directo y que oía el tableteo de las ametralladoras. Este tío cada vez cuenta una película, siempre con él de protagonista:

    28/11/2013

    “Estaba visitando una exposición en el CaixaForum de Madrid y sonó el teléfono móvil. Salí a la calle y me pasaron la llamada. No lo olvidaré nunca, era terrible escuchar el tableteo de las ametralladoras y cómo estaban cayendo mis hombres». Este es el relato que, diez años después, realiza el que entonces era director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Jorge Dezcallar”

    « http://ultimahora.es/noticias/local/2013/11/28/113327/jorge-dezcallar-vivio-tiempo-real-ataque-espias-espanoles-irak.html

    En el libro y en las entrevistas cuenta que en la noche electoral estaba en casa de Martí Fluxa, encima del centro riojano y enfrente de esa exposición de La Caixa, con Almansa, otro de la casa real. Por un lado, esto viene a incidir en que es un hombre de la cuadrilla de JC, como los otros dos. Eliminado JC por el Opus, ¿de quién es ahora con esta extraña salida? Por otro lado, sorprende pues viene a significar que estaba fuera de juego. En teoría, porque era un momento delicado para la seguridad, y debía estar al pié del cañón, más aún con los terroristas sueltos. Aunque ya sabemos que todo esto es mentira y los atentados los hacen las cloacas. Pero también porque si pintaba debería estar controlando, con sus hombres, que los resultados electorales fueran los previstos, asunto decisivo. Que Astarloa, muy interesado en esto, cantara lo que estaba en el libreto, en el pucherazo inveterado del régimen. Por esto parece que tenía un papel menor. Un zascandil correveidile, que es lo que parece en las andanzas que cuenta.

    El régimen opusino sigue prodigando chantajes para todos. Ya puse que relacionaron a la supuesta hija del chofer de Artur Más con El Asir, el implicado en el falso atentado de Al Qaeda de Karachi. Luego han montado un trío o cuatrío real con otro del 11-M, el hijo de Del Burgo, con espías incluidos:

    http://www.elespanol.com/corazon/20151011/70742950_0.html

    Seguido le montan una historia de aire lésbico a Letizia:

    http://www.vanitatis.elconfidencial.com/casas-reales/2015-10-13/la-enigmatica-mujer-que-llevaba-unos-pendientes-prestados-por-letizia-en-el-palacio-real_1058054/

    Lo del gobierno pepero es de aurora boreal. Después de que hablaran del Informe Pelícano que los iba a destruir a todos, centrado por Raul del Pozo y rematado por el opusino ECD que lo multiplica por seis y diseccionados, el PP está en proceso acelerado de autodestrucción, cumpliendo las órdenes que les dan. La conga gay, SSS cantando por los bares del boulevar, Al chantajeado Montoro por los negocios de su Equipo Económico de Montoro y Asociados le hacen que como inspector de Hacienda chantajea a todos, incluido su compi el separata de la guerra de Margallo. Y a Aznar, como siempre.

    Y el colmo de la programada autodestrucción del PP es tocarles las narices a los votantes cautivos, esos a los que siempre miman en las elecciones:

    “El Imserso podría modificar las fechas de los viajes para jubilados”

    Pero el núcleo duro del régimen opusino tiene también chantajes y amenazas para los grandes poderes económicos. Por CachoCaixa, como una reivindicación, cuentan que los polvitos blancos para Botín podrían ser ántrax terrorista:

    “Ana Botín, Álvarez y cinco directores generales del Santander recibieron las cartas con falso ántrax”

    http://vozpopuli.com/actualidad/69842-ana-botin-alvarez-y-cinco-directores-generales-del-santander-recibieron-las-cartas-con-falso-antrax

    Hay para poderosos de toda clase y condición:

    El caso Maleni y la salida a bolsa de Unicaja dejan a Medel contra las cuerdas

    La Fiscalía acusa al millonario Aristrain de un presunto fraude fiscal

    Una definición breve y perfecta de lo que sucede, de Raúl del Pozo, el amigo del jefe del CNI:

    “La política, la rama del espectáculo de la máquina del poder”

    http://www.elmundo.es/opinion/2015/10/16/561ffa12268e3ed0418b463a.html

    Y él contribuye al espectáculo, que habla de política y no del poder, que sabe bien es el Opus catalán, los tecnócratas que dice él, el espíritu de López Rodó vagando por la Moncloa.

    El Opus echándole la culpa de todo a Bildelberg, a través de la opusina Gaceta, y de esa que tiene un aire personal opusino. Hasta de la cosa catalana, en esto lleno de contradicciones. Y sugiriendo que el 11-M:

    ‘Bilderberg maniobra en el polvorín catalán para crear una España federal’
    http://www.gaceta.es/noticias/bilderberg-09102015-1428

    Le debe importar mucho a Rockefeller que al tinglado autonómico destructor le pongan la etiqueta de federal. La chica olvida lo que quiere. Como que a la reunión de Bildelberg previa a la abdicación de JC asistió Nin, el segundo del opusino Fainé en La Caixa. Por cierto, la misteriosa sustitución de Nin nn mes después, conservando la vinculación con La Caixa, pudo deberse a una imposición de Bildelberg, quizás cabreados porque hicieron coincidir la abdicación con la reunión del club, y así parecía que era cosa de este.

    ¿El Opus se busca una vía de escape por si le salen mal las cosas? ¿Un modo de hacer creer que detrás de sus manejos destructores está el poder de Bildelberg? ¿Ambas cosas?

    Hasta a PJ le han hecho yihadista. Un tipólogo yihadista del 11-M, el marqués consorte de Castelldosrius, de la rama de negreros catalanes Guelll.

    “permitió a fuerzas aún no suficientemente identificadas -por mucho que su tipología se corresponda con el terrorismo islamista- intervenir en el proceso político”

    http://www.elespanol.com/opinion/20151013/71382863_14.html

    Enésima terminal del Opus catalán –hasta lo preside el opusino Cremades- que lo usan para lo de siempre, para acorralar a quien hay que neutralizar, disimulado bajo un burdo disfraz de periodismo de investigación.

  5. Lo de la 2ª reivindicación de Abu Hafs al Masri del día 15 es de traca. Ahora Dezcallar le da credibilidad a lo que definió en la Comisión como “un buzón de correos”, es decir como un grupo utilizado por terceros (no lo dice pero está claro: Cloacas). En la última versión Kindle de Amazon de Las Cloacas del 11-M (por cierto está a 0,99 €) introduje varios capítulos que había suprimido por motivos de espacio, entre ellos uno sobre esta segunda reivindicación. Lo acabo de publicar dentro de las RESEÑAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s