2.- “EL MUNDO” Y EL 11-M (I) – Los periplos extravagantes y bastardos

Varios amigos en Facebook y en Twitter me han preguntado sobre si hubo boicot a “Las Cloacas del 11-M”, y el por qué del estruendoso silencio de El Mundo, que no le dio ninguna cobertura mediática, hermanándose en esto con El País.

Sobre la primera pregunta la respuesta es clara. Lo hubo. Pero para ese expediente no hacían falta admoniciones ni consignas. El instinto de conservación prevalente en el gremio editorial, de distribución y de la mayoría de los medios de comunicación ha agudizado de tal manera esa disposición ancilar de agradar los oídos de los que depende la propia supervivencia -por vía de la subvención-, que hace innecesaria cualquier medida disuasoria.

En cuanto a El Mundo, su hermetismo tiene más difícil explicación. En primer lugar, porque en mi libro el periódico –el que era “nuestro” periódico- tiene un papel estelar y se le rinde, sin escatimar elogios, el tributo que se le debe por su papel primordial en la búsqueda de la Verdad del 11-M. Sin embargo, el elogio no estuvo reñido con la discrepancia, cuando esta se imponía para que la verdad prevaleciera. Dos fueron, principalmente, los frentes en los que mostré mi divergencia con los planteamientos de El Mundo: en un asunto de la mochila de Vallecas y en la tan traída Teoría de la Colaboración ETA-Islam. Vayamos con el primero.

Son muchas las aportaciones fundamentales del periódico en la demostración de la falsedad de la mochila de Vallecas. Sin embargo, una de ellas, precisamente la más sonada, sirvió para todo lo contrario, para apuntalar la falsa Versión Oficial (V.O.). Nos referimos a la famosa exclusiva que sacó Casimiro García-Abadillo el 6 de Marzo de 2006, en la que daba entrada al singular inspector de Policía al cargo de los efectos de las víctimas en la estación de El Pozo, Miguel Ángel Álvarez Álvarez, en la que con gran altisonancia declaraba que “no descartaba” que se hubiera dado un “cambiazo” a la mochila de Vallecas (“Las Cloacas del 11-M”, cap. XVVII). Igualmente, en la crónica se presentaba como víctima de una cúpula policial politizada y sectaria que atribuía sus denuncias a un “ánimo de venganza al no haber conseguido su propósito de lograr una cruz pensionada”.

Todos estos elementos le convertían en un adalid de la “conspiranoia”, lo cual tenía la ventaja de que cualquier posterior declaración del inspector podría encontrar en el público más crítico con la V.O. una receptividad que podría anular las señales de alarma para distinguir a los gatos de las eventuales liebres que les quisieren vender. Y es eso, exactamente, lo que ocurrió en los días posteriores a la sensacional noticia: que se coló uno de los engrudos más indigestos con los que construyó el malsano edificio de la V.O. El principal ingrediente del engrudo fue la deposición del inspector ante el juez Del Olmo, que lo llamó tres días después, el 9 de Marzo de 2006, en la que –podría decirse- debió de salir de un trastorno amnésico transitorio y recuperó de una manera inaudita la memoria; un caso muy generalizado en el 11-M, en el que las segundas o terceras declaraciones de muchos testigos, uno, dos o tres años después, completaban, si no rectificaban las anteriores, todas ellas apuntalando y rellenando las fallas del tambaleante edificio de la V.O.

En el caso que nos ocupa, Álvarez añadió un detalle que había omitido en su declaración anterior de Octubre de 2004, cuando estaba muy cercano a los hechos. En esta ocasión dijo que reconoció haber visto en la estación de El Pozo la “bolsa de deportes” que las cadenas de televisión habían mostrado a los pocos días de los atentados, porque el trabajador del Selur que estaba introduciendo las pertenencias de las víctimas en bolsones, “al intentar introducir la bolsa de deportes, al observar el peso excesivo de la misma decidió introducirla en un bolsón de basura vació para no desgarrar o desprenderlo”. 

Ya hemos demostrado ampliamente la inverosimilitud de esta declaración, y la imposibilidad de que a los Tedax se les hubiera colado una bolsa que pesaba 11 kg, habiendo tenido, además, que desactivar una mochila-trampa en la misma estación, como manifestó El inspector Cáceres Vadillo. Pero en el 11-M colaba todo lo tenía que colar, y esto no fue la excepción, sino uno de los más destacados ejemplos.

Aquí, de lo que se trataba, era de rellenar las lagunas que presentaba la investigación, y una de las principales era que nadie había visto la mochila en los trenes ni en la estación. La declaración tardía de Alvarez sirvió para añadir un nuevo eslabón: el haberla detectado en la estación de El Pozo. En los trenes habría que esperar un poco más, en concreto a Octubre del año siguiente, 2007, y en este caso contaríamos con un único testigo, un testigo excepcional, si no mayestático, nada menos que el juez Gómez-Bermúdez, que en la Sentencia de la Audiencia Nacional –y en esto secundado por sus dos acólitos- declaró urbi et orbi –aunque ni en el juicio ni en los casi 100.000 folios del sumario conste ningún otro testimonio que lo avale- que la mochila/bolsa de Vallecas se encontraba en el “piso inferior del vagón segundo” del tren de El Pozo, asunto que ya comenté en tono jocoso en el cap. 18.1. El mejor testigo el juez.

Pero estábamos con Álvarez. Para embrollar y despistar más al personal, ocurrió después el famoso escándalo de que no reconocía la bolsa que le enseñaron, que resultó ser una copia y que Sánchez Manzano tenía la original. Todo un “trapo” al que embistió Abadillo (EL Mundo, 05-05-2006) arguyendo que la prueba quedaba “invalidada” por ese motivo, cuando, la reconociera o no, no tenía ninguna validez por el mero de hecho de no haber abierto en El Pozo la bolsa y ver cuál era su contenido.

Toda esta complicada escenificación no impidió lo fundamental: que tanto Del Olmo como el Tribunal la dieran por válida, como así ocurrió. Aunque el inspector no fue llamado a declarar en el juicio oral (quizás alguien que conocía el género influyera en los abogados de las acusaciones particulares para que no le llamaran a testificar y embrollara más el patio…), este inconveniente no presentó mayores problemas, porque el testigo de la Versión 2.0. fue recogido por los dos policías que encontraron la mochila –o bolsa- en su comisaría, la de Vallecas. Ya he relatado en el cap. XIX las inverosímiles coincidencias de estas declaraciones con las de su jefe el inspector Álvarez, y el cúmulo de contradicciones de estos testimonios que podrían elevar la cotización de la V.O. a la categoría del bono-basura. Y cómo los jueces de la Audiencia dieron a la Versión 2.0. de Álvarez plena carta de naturaleza, añadiendo incluso algunos ingredientes de su cosecha para apuntarla (cap. 19.2.).

Pero el testimonio tardío de Álvarez no sólo sirvió para situar la mochila en El Pozo. También fue el pistoletazo de salida para la construcción ex novo de la Versión Oficial en todo lo que atañe al transporte de los efectos de las víctimas entre los que, supuestamente, se encontraba la mochila/bolsa. El inspector declaró, en primer lugar, que “que todo lo recogido en la Estación se introdujo en dos furgonetas que saldrían de la estación sobre las 15:30”, y que estas furgonetas fueron mandadas al IFEMA, donde las descargaron durante cuatro horas antes de recalar finalmente en la Comisaría de Vallecas, manifestaciones inciertas, como se verá. En segundo lugar, que ninguno de los bolsones había sido “manipulado” ni presentaban la menor “anomalía”, con lo que validaba la custodia de los efectos que tres días antes había puesto en solfa.

Una vez planteada la cuestión, ya sólo faltaba el barullo, la avalancha de testimonios que lo ratificara. Es lo que ocurrió seis días después, el 15 de Marzo, con las declaraciones de la mayoría –no todos, sino los más escogidos- de funcionarios policiales que intervinieron en lo que el juez Bermúdez denominó el “extravagante periplo” –probablemente para sugerir, con su natural desparpajo y endiosamiento, que aunque “tragara” a él no se la daban con queso (cap. XV).

Todo lo que ocurrió en esos días de Marzo, que podríamos denominar como “ingeniería procesal”, tenía no sólo un objetivo “constructivo”. La nueva edificación pretendía también, o quizás principalmente, ocultar los elementos ya existentes en el Sumario que apuntaban en un sentido contrario a lo que se estaba deponiendo. En concreto, no se llamó a declarar –ni se les citó a juicio como testigos- a los dos funcionarios que ya el 1 de Julio de 2004 manifestaron haber hecho más viajes a EL Pozo que los que contó dos años después el inspector, y que, además, en los segundos viajes –sobre las 17:30- llevaron efectos de las víctimas directamente desde El Pozo a la comisaría de Vallecas sin pasar por el IFEMA. Estos testimonios, los primeros, fueron coincidentes con otros tres: el de la SER, el del jefe Superior de Policía de Madrid, Fernández Rancaño, y el del Tedax Pedro, que fue el que llegó a las 2:00 a la estación de El Pozo a desactivar la mochila. Todos ellos relataron que la mochila fue directamente, -suelta, no dentro de ningún bolsón- de El Pozo a la comisaría, perfectamente identificada. Así lo contó Pedro: «Por lo que los compañeros de comisaría me manifestaron, me dijeron taxativamente que venía de El Pozo… y me hicieron esa afirmación “pues la hemos metido de cualquier manera en el maletero” pensando que era un bolso convencional pero en realidad era la bomba, y me dijeron que venía de la estación de El Pozo».

Estos viajes, los auténticos, de la mochila, es lo que denominé en el, para mí fundamental, cap. XVI como “periplos bastardos”, por haber sido excluidos e ignorados, como los hijos naturales de la realeza.

Pero siguiendo con el Tedax Pedro, nos estamos refiriendo al testigo de “referencia” más importante de todos. La Ley Procesal, en su art. 710, es clara en lo que atañe a estos testigos: “Los testigos expresarán la razón de su dicho y, si fueren de referencia, precisarán el origen de la noticia, designando con su nombre y apellido, o con las señas con que fuere conocida, a la persona que se la hubiere comunicado”.

¿Por qué el juez de Instrucción y el Tribunal, como lo exigía la ley, no llamaron al Tedax Pedro –y a Fernández Rancaño- para saber qué funcionarios de la comisaría de Vallecas fueron los que dijeron eso? ¿Cómo se les pudo escapar a los abogados de las defensas –estos, según se cuenta, escogidos por el CNI- y de las acusaciones lo que podría haber demostrado el verdadero origen de la mochila? ¿Se montó todo el guirigay de Marzo de 2006, excluyendo del juicio todos estos testimonios contradictorios de los “periplos bastardos”,  para evitar lo que hubiera supuesto la eliminación de la mochila de Vallecas como prueba de cargo, o quizás algo aun más peligroso para la V.O.?

Fuera lo que fuese, lo que no cabe duda es que la gran primicia de Casimiro García Abadillo, al que creo ajeno a esos tejemanejes, fue el primer peldaño para desactivar esa bomba de relojería. Aún recuerdo una ocasión, en mi época de Peón Negro, a finales de Diciembre no sé si de 2010, en que fui invitado entre el público a una sesión sobre el 11-M en Veo7. Participaban, con Carlos Cuesta, Antonio Iglesias, Fernando Múgica, Casimiro García-Abadillo y Pedro J. Ramírez. Antes de comenzar, en el camerino, tuve la ocasión de conocer y parlamentar con Casimiro y Pedro J. En un momento les dije a los dos que les habían metido un gol con lo de M. A. Álvarez. Recuerdo que Pedro J, más alto y corpulento de lo que imaginaba, acentuado por un elegante sobretodo de los de Sherlock Holmes, mirando para abajo enfocó fijamente su mirada en mí, y acto seguido, girando su cuello la depositó con la misma intensidad en Casimiro que, con algunos balbuceos, me dijo que cómo podía decir eso, que el inspector era una bellísima persona, que había sufrido mucho con todo lo que pasó…

Yo no lo dudo, pero estoy convencido que el gol se lo metieron por toda la escuadra. Ha pasado mucho desde entonces, pero los medios de comunicación con posibilidades de investigar este asunto, aún podrían remover esas aguas tan procelosas como movedizas. No creo, desgraciadamente, que El Mundo, después de la expulsión de Pedro J. –sin duda, entre otras cosas, por su impermeabilidad absoluta a la falsedad, y, en especial, a la del 11-M- y el mea culpa ya como director de García-Abadillo, al que sólo faltó un auto da fe para renegar de su anterior condición de “conspiranico”, no creo, decía, que El Mundo esté para más aventuras en la búsqueda de la verdad, que, ahora, con Gómez-Bermúdez et alia, deben de ver de cristal paladino.

Pero quizás El Español, el que sin duda será en el futuro “nuestro periódico” –por si acaso yo ya soy un pequeño inversor en el proyecto-, podrá tomar ese testigo. De lo que no me cabe duda es que continuará con ese espíritu, condensado en «aquellas notables palabras» que el historiador José Coroleu recordó de D. Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán en su Historia de Guatemala o Recordación Florida: «Perdone el amor propio, que es Dios primero; y como quiera que no corté la pluma para escribir novelas, sino historia adornada de verdades, no puedo por respetos humanos dejar de decir lo que se salta a los ojos como proposición irrefragable» (José Coroleu, “América. Historia de su Colonización, Dominación e Independencia”, Montaner y Simón, Editores, Barcelona, 1.894, pág. 7).

Qué maravilla sería que El Español rescatara a otro gran español, con el que comenzamos a vislumbrar esperanzados la salida del túnel del 11-M, a Fernando Múgica.

Anuncios

23 comments

  1. Es una pena que, ONCE AÑOS después, seamos los ciudadanos, y algunas víctimas, los que tengamos que instar al Estado de Derecho a que INVESTIGUE el crimen más repugnante de nuestra historia, perpetrado contra pacíficos ciudadanos indefensos e inocentes.
    QUEREMOS VERDAD Y JUSTICIA.

  2. Reconozco que los detalles del “extravagante periplo” de la mochila me quedan un poco lejanos y escojo no seguir el hilo del supuesto itinerario para no sucumbir en el intento. Resulta más interesante todo lo relacionado con las declaraciones del inspector Álvarez, la cobertura de El Mundo y las declaraciones de Rajoy en relación a esas informaciones. Después de tantos años resulta difícil creer en casualidades y a mi me parece que esos tres elementos estaban íntimamente ligados, al menos los dos últimos. Quién era el autor intelectual del “numerito” lo desconozco, aunque puedo sospechar de qué iba la cosa. La anécdota del encuentro con Pedro J. y Casimiro me parece muy jugosa, aunque creo dos cosas: que Pedro J. lleva la interpretación en la sangre y que para estar en su posición tantos años es necesario alcanzar un grado de cinismo superlativo.

    Me pregunto si en algún momento dejó El Mundo de investigar el 11-M y si no fuimos capaces de darnos cuenta. Quizás habría que hacer un ejercicio retrospectivo de análisis sobre cuántas exclusivas de El Mundo sobre el 11-M realmente han aportado información que permita entender el atentado y averiguar lo realmente ocurrido. Desde mi propia subjetividad y sin hacer ese análisis, tengo la impresión de que hubo un momento en que El Mundo perdió el rumbo y empezó a divagar. Y no sé si lo recuperó. Me malicio que no.

    Nada me gustaría más que reapareciese Fernando Múgica, pero me temo que en El Español tampoco tocaría el 11-M porque me parece complicado que pueda obtener ya información novedosa al respecto. Y aunque sospecho que cuando dejó El Mundo todavía tenía cosas que contar sobre el 11-M, me da la impresión de que: a) no quiere contarlas, b) no se podrían demostrar, c) no se las publicarían ni siquiera en El Español por políticamente incorrectas.

    Al final el mayor agujero negro del 11-M va a ser el que nunca se publicará.

  3. ¿Qué hacer cuando “el túnel” no tiene salida?…Sólo los topos saben dar respuesta a una situación similar…

  4. Hace tiempo en internet había unos videos de la guardia civil en la cual mostraban a los posibles asesinos en los vagones antes y después de los atentados. También sugerían que después de lo de la Isla de Perejil el Rey de Marruecos buscó venganza y a través de los servicios secretos en connivencia con ETA financió los atentados. Decía que Pepiño Blanco lo sabía si bien no calculó las consecuencias. Si esto fuera así ¿porqué ningún partido ha querido saber la verdad? ¿Será porqué tenían y siguen teniendo intereses en Marruecos? Intereses empresariales propios, de familiares y de amigos.

  5. Creo que cada español tiene, como mínimo, una hipótesis y alguna pista sobre la autoría del atentado.
    Pocos (56013) somos los que reclamamos formalmente UNA INVESTIGACIÓN seria de los hechos. Eso no se ha hecho durante estos ONCE años.
    El Estado de Derecho, representado en sus TRES INSTITUCIONES tiene el deber y la obligación de descubrir a TODOS los autores y hacer JUSTICIA a las víctimas y al pueblo contra el que se cometió el crimen.
    Recuerdo que este es EL GRAN CRIMEN de nuestra “democracia”.

  6. ha habido una curiosa insistencia de El Mundo en ilustrar sus diferentes informaciones del 11-M con fotos tomadas en el aparcamiento de la estación de El Pozo, cuando la policía rebuscaba entre los detritus que iba dejando la maquinaria que destrozaba el foco del coche 5 del tren explotado en esa estación. Y eso ha ocurrido durante años, La última publicación de una de esas fotos que conozco es 2012, pero son numerosas las veces que recurrieron a ellas.

    Esta fijación de El Mundo por el aparcamiento de El Pozo empezó en seguida, pues el 16-M ya publicó una foto de ese lugar, tomada sin duda el día anterior, el 15. Y ésa era la primera fecha en la que podía hacerlo, pues hasta terminar la jornada electoral del día 14 ese coche 5 se mantuvo en el aparcamiento tapado con una lona, oculto a las miradas de los votantes de un colegio próximo. Hasta el día 15 no empezaron a actuar las máquinas en su foco, y el día 15 ahí estaba el fotógrafo Julián Jaén tomando numerosas fotos de lo que ocurría, fotos que El Mundo parece que guardó como oro en paño.

    Es decir, al día siguiente de la toma de las fotos, se da la fecha exacta de esa toma: “ayer”, el día 15. Se dice que ese coche ha estado allí 5 días (incluirían el día 16, supongo). Por último, se identifica a las personas que estaban allí como “un grupo de personas compuesto por Policía Científica y miembros de Renfe”. Pues bien, todos esos datos tan importantes, publicados con los hechos relatados aún muy próximos, se olvidan después, y se insiste una y otra vez en otros datos diferentes, e incluso se incurre en errores en los sucesivos pies de foto.

    En mi opinión, en El Mundo no se dan cuenta o prefieren no darse cuenta del gran valor de estas fotos. Es asombroso que no saquen consecuencias de que la policía estaba en El Pozo el día 15, contemplando la destrucción de uno de los focos del 11-M, rebuscando entre los detritus que dejaban las máquinas por el suelo, para que luego desapareciera todo lo allí recogido, pues las únicas muestras conservadas de las recogidas después del 11-M son dos del día 12, pertenecientes precisamente al tren de El Pozo.

  7. Como tan bien expones, en el hilo y en el libro, era una trampa, otra más. Una muestra de que en esto del 11-M han introducido a gente para que haga un papel falso, y son muchos.

    Como a Belga, lo que me parece más interesante de la historia del hilo es el papel que jugó Rajoy. En medio del caso del inspector Álvarez irrumpe diciendo que esto podría anular el sumario. Al día siguiente Rajoy rectifica y todo lo da por bueno. Pongo los enlaces de las dos declaraciones, 13 y 14 de marzo de 2006:

    http://www.abc.es/hemeroteca/historico-14-03-2006/abc/Ultima/rajoy-da-por-aclarado-que-no-se-manipulo-la-mochila-encontrada-en-los-trenes-del-11-m_142738588197.html

    http://www.elmundo.es/elmundo/2006/03/13/espana/1142246376.html

    ¿Cuál fue la jugada del ahora presidente del gobierno del régimen? La interpretación más a mano es que fue sincero al declarar que anulaba el sumario y que rápidamente le torcieron la voluntad, según aquello que contó Pizarro de que al primero que preguntaba en reuniones internas en el PP por el 11-M le aparecían los dosieres. Sin duda había dosieres contundentes contra Rajoy, de todo tipo. Es una posibilidad. Pero Rajoy no es de los que se tiran a la piscina de buenas a primeras. Cuando hizo la primera declaración la tenía muy pensada y sabía lo que hacía y sabía que tenían dosieres sobre él. PJ ha contado el año pasado que antes de publicarlo avisó a Rajoy, como tenían acordado. Seguramente es cierto lo que cuenta PJ, que además publica el número de teléfono de Rajoy. Da idea de una premeditación de Rajoy, y siempre alevosía.

    http://www.elmundo.es/opinion/2014/03/08/531b731022601db4438b4573.html

    Además, esas primeras declaraciones de Rajoy las hace buscando él a la prensa, cuando siempre la rehuye. En este caso también con nocturnidad:

    Por tanto, otra opción es que Rajoy hiciera la primera declaración contando que iba a desmentirse al día siguiente. Su papel sería a las órdenes de los que manejaban el cotarro. Sería un modo de reforzar la versión oficial, diciendo que él había planteado sus dudas y se las habían resuelto. Hay una tercera opción. Rajoy se haría notar, avisando de que sabía bien que la versión oficial era una farsa y que podía incordiar, sin ponerla en peligro, un modo de reforzar su posición personal. Esta última opción me parece la más verosímil.

    No sé a qué se refiere Rajoy cuando dice en su segunda declaración que ya se han aclarado las cosas. No sé si declararon ese día algunos de los policías del extraño periplo y a eso alude, o si son las notas tan escandalizadas y golpistas –dan órdenes al juez instructor y a todos de lo que hay que pensar y hacer- de la fiscalía y del director general de la policía.

    Refuerza la falsedad e hipocresía de las primeras declaraciones de Rajoy el hecho de que las hiciera una vez que el inspector Álvarez hubiera declarado ante el instrumental Del Olmo, inventándose en ellas una posible mochila que podría ser la de la comisaría. Más fuerza hubieran tenido esas declaraciones de Rajoy si las hubiera hecho con la primera información de El Mundo, aquella en que publica la nota del inspector Álvarez en la que simplemente dice que él no vio la bomba de la comisaría. Tras declarar ante Del Olmo se ve que era una trampa y entonces es cuando aparece Rajoy.

    Por situar algo el asunto en el ambiente de la época. Hacía unos días que había fallecido uno de los grandes capos del régimen, Luis Valls Taberner. Muerte extraña, según su sobrino. Ya en otoño de 2004 habían depurado a Valls Taberner, echándole de su Banco Popular. Una pelea interna en el Opus catalán, el gestor del régimen. En 2003 el Opus se radicaliza, entrando Prat de la Riba como jefe del Opus en España y Fainé como capo de La Caixa. Por otro lado, estaba pendiente el cierre de la versión oficial, con el auto de procesamiento que salió semanas después, el 10 de abril.

  8. En todo esto hay un asunto que puede aludir a lo que verdaderamente sucedió. Es el juego de la doble mochila bomba. En plan efectista conspiranoico, Del Olmo le saca la bolsa al Inspector Álvarez y este dice que no la reconoce. Luego nos cuentan que la bolsa de Del Olmo no era la original. Era una copia que había comprado la policía y le habían enviado a Del Olmo, guardándose la original Sánchez Manzano. Con esto dejan abierta la posibilidad de que Álvarez sí reconociera la original. Lo lógico hubiera sido que luego hubieran mostrado a Álvarez la original. Pero no lo hacen, dejándolo en la incertidumbre. Como son tan chulos, después lo resuelven con la calva dura de Bermúdez asegurando por su cuenta que la bomba estuvo en el tren. Al menos podían haberse inventado un testigo, aunque fuera el empleado de la recogida de basura. Pero como dices parafraseando el teatro clásico: el mejor testigo, el juez. A calva dura no hay quien les gane. El caso es que extrañamente el ardid de las dos bolsas lo habían preparado desde hacía dos años. ¿Para darle este uso posterior? A poco del atentado se van a la tienda de los hermanos Chedadi y dicen que encuentran una bolsa que podría ser como la de la comisaría. Los Chedadi tenían como abogado a un concejal del PP, Ibor Asensi, premiado con la alcaldía después de declarar en el juicio. Posiblemente la “encontraron” en esa tienda para señalar al PP. Y se ponen a hacer un absurdo y completísimo estudio científico sobre la urdimbre de las dos bolsas para compararlas, hilo a hilo, concluyendo que puede que sí o que no. ¿A qué viene toda esta delirante y elaborada historieta de las dos bolsas bombas? Podría estar aludiendo a la realidad de dos bombas. Una sería la de la comisaría de Vallecas con la que “resuelven” el caso. Y otra una bomba de una posible operación preparada por Aznar. Una bomba que para Aznar tendría el mismo juego que el que le dieron a la de la comisaría: llegar rápidamente a unos sospechosos habituales y ponerse la medalla, que podría ser la captura de la cúpula de ETA. En este supuesto, seguido del atentado hubo dos maniobras: hacer desaparecer la bomba de la operación Aznar y colocar la de la comisaría. En IFEMA habrían hecho desaparecer la bomba de la posible operación Aznar. No recuerdo bien, pero creo que Fernando Múgica le atribuye una gran felicidad a Díaz de Mera cuando exclama: ¡ya tenemos la mochila! Se ha interpretado que es por la de la comisaría, pero es posible que fuera por una bomba perteneciente a una operación Aznar. Al recuperarla ya podían estar tranquilos –previo el invento de la versión islamista por Aznar y Acebes en la rueda de prensa de las ocho de la tarde-, ya no podían vincular la operación Aznar con el atentado. En IFEMA estuvo Cospedal controlándolo todo –subsecretaria de interior- y de allí salió catapultada a una sorprendente carrera, impune pese a los desmanes de su marido. Son elucubraciones, pero basadas en el conocimiento cierto de que todo se lo inventan, de que algún sentido oculto tiene el juego de las dos bolsas, y de que fue Aznar quien se inventó la versión islamista que le perjudicaba.

    En el post anterior sólo había puesto el enlace a youtube y veo que aparece directamente y a gran tamaño el video, con el desagradable careto de Rajoy ocupando mucho espacio. Sobre esto no asumo ninguna culpa, no sé de informática, y si se puede quitar la pantalla y poner solo el enlace se agradece. De todos modos, me parece que ahora Rajoy es menos malo que antes, tras los cambios en el Opus forzados por el Papa y la anunciada por Raúl del Pozo rebelión de peperos contra el Opus. Aunque a saber.

  9. Tampoco tengo ninguna esperanza en PJ. Creo que es el arquetipo del cínico, siempre con el poder. Si hubiera un Stefan Zweig podría escribir su biografía para fijar tal arquetipo. La anécdota que cuentas es bien significativa, echándole la culpa a Casimiro Cazafachas –este no da para cínico, simplemente servil-. El propio PJ se desmiente en la carta en que cuenta que antes de publicarlo avisó a Rajoy, mostrando que estaba en la operación y la conocía bien. Si Luis del Pino sabía que el inspector Álvarez era de la cuerda sociata y poco de fiar, mejor información tendría PJ.

    En esa carta de PJ, de marzo pasado, es donde dice que en España mandan los del Opus, los tecnócratas, López Rajoy. Habla del 11-M y concluye con los tecnócratas. No creo que sea casualidad:

    “la tecnocracia que gestiona las barbas del rorcual

    La tecnocracia no es buena ni mala en sí misma. Depende de frente a qué anhelo se aplique. Y así como López Bravo y López Rodó instaban a nuestros padres a desertar del ideal falangista de la «revolución pendiente», López Rajoy empuja a nuestros hijos a desertar del ideal liberal del control social del poder. No debemos permitirlo.”

    http://www.elmundo.es/opinion/2014/03/08/531b731022601db4438b4573.html

    Él dice que le han echado los del Ibex y Rajoy. Será Fainé, que los ha liderado. Los tecnócratas le han echado –posiblemente por exigencia de Rajoy-, y entre ellos De Guindos, al que tenía en el consejo de El Mundo, y en cuya casa se reunía con Rajoy. Y parece que seguirá sirviendo a los tecnócratas. Él es así. En “El Español” –me temo que anti español- lo primero que hizo fue fichar a un opusino y su equipo, en la cosa tecnológica. El opusino Cremades es el que le lleva la cosa societaria financiera. Y el pasmo es que el Opus a través de El Confidencial Digital de Apezarena adelanta el título de la primera carta de PJ, y este ni lo cambia. Parece un mensaje de que sigue sirviendo al Opus, con el que inició su carrera, tanto en la universidad como en los primeros medios en que trabajó, de los que no se quiere acordar. ECD no para de anunciar lo que hace o deja de hacer PJ, como si lo supiera todo sobre él. Hoy mismo para dar órdenes a Inda de que no se vaya con PJ. Lo más raro de PJ es que demore hasta noviembre la salida, cuando parece tenerlo listo. No sería raro que lo adelantara. Me da que el Opus lo tiene en la recamara para atacar a Rajoy sacando por esta vía otras corrupciones. Otra operación como la de Cacho, que se va de El Confidencial y monta una web al servicio de La Caixa. Lo cómico de PJ es que está haciendo lo que dijo el minúsculo Casimiro y que él rechazó asegurando que no tenía aficiones belenísticas: montar un portal. Si la situación cambia, cualquiera sabe.

  10. Ayer o anteayer fue el aniversario del 23-F. A diferencia de los años anteriores los medios del régimen no lo han recordado. Apenas una información en El País, aprovechando para implicar al ABC de Sevilla y cargar contra Esperanza Aguirre a través de su tío. Está bien traído el tío, pues revela los manejos del régimen. Después del 23-F fue el portavoz del gobierno. Hasta aquí bien. El problema es que era gangoso, muy gangoso. Un portavoz gangoso como que no. Podían darle cualquier otro cargo, pero portavoz siendo gangoso da mucho el cante, como si mandan a un cojo a correr las olimpiadas. Es una muestra más de que el gobierno de la UCD se autodestruyó, conforme a las órdenes de los autores del 23-F, para dar paso a los aún más manejables socialistas.

    El silencio del régimen este año es enormemente significativo. En abril del año pasado no se habló de otra cosa. Hoy silencio absoluto. ¿Por qué? Fue primera plana permanente por la acusación de la opusina Pilar Urbano contra Juan Carlos. Dos meses después este abdicaba sorprendentemente. No puede estar más claro que fueron los jefes de la opusina Pilar Urbano quienes cambiaron al jefe del estado, usando el 23-F. Una vez que el uso del 23-F cumplió su función imponen el silencio.

    Quienes se hicieron con el poder absoluto y oculto con el 23-F es lógico que lo siguieran teniendo el 11-M. Lo más lógico es que el 23-F y el 11-M tengan los mismos autores, el mismo poder secreto o discreto.
    Es unánime la opinión en el régimen que el 23-F es un asunto muy complicado, sobre el que lanzan información siempre fragmentada, de imposible resolución. Creo que basta con ordenar la información y seguir la pista de algunos personajes para ver cuál es el poder que hizo el 23-F. Es especialmente relevante la pista de los militares que después del golpe mandaron en el ejército y lo depuraron. Apenas son conocidos. Los que controlaron el ejército después del 23-F fueron militares con ardiente pasado franquista y ultraderechista. ¿A nadie le llama la atención? ¿cómo es posible que unos franquistas y ultraderechistas ganaran en el 23-F? ¿no triunfaron los demócratas? Es mucho peor. Algunos de esos mismos militares que triunfaron en el 23-F no paraban de reunirse con Armada, incluso en la mañana del golpe. Otros eran los responsables directos del control de los militares, en teoría no se enteraron de nada y su incompetencia fue premiada con el control del ejército. ¿Cómo es posible que los triunfadores del 23-F fueran unos franquistas, ultraderechistas, que estaban encima de Armada continuamente? Muy fácil. Tenían una cualidad especial, un hecho diferencial: eran del Opus. Son Liberal Lucini, Lacalle Leloup, Sáenz de Tejada, Pardo de Santayana.

    La operación del 23-F es muy sencilla a la vez que inteligente. Es un falso golpe, dado para fracasar. Los mismos que lo dieron lo pararon. Entremedias quedaron embolsados todos los que habían participado en las conspiraciones previas, especialmente los civiles y muy especialmente los luego gobernantes socialistas. Y estos conspiradores de salón fueron la práctica totalidad de la clase dirigente. Los que lo pararon, que eran los mismos que movían a los conspiradores, se hicieron con el poder absoluto, pues a cualquiera de la clase dirigente le podían acusar de haber participado en el golpe. Desde entonces vivimos sojuzgados por una creciente tiranía oculta, que ya se hizo con el poder en el gobierno monocolor de 1969. Ahora el Papa Francisco les está cortando las alas.

    Una exposición en treinta páginas de lo que es el 23-F, por fuentes solventes y tal:

    https://docs.google.com/document/d/1fQuGv08bC_0HUIS0_rbgBJgkm3mKXN91iK-y7FT9NHw/edit

    Una exposición más extensa de lo que es el 23-F:

    https://docs.google.com/document/d/1fy3eap-MMwKfe7GVY51jUvxfuVyBTe1Dlhfmb7zFadk/edit

  11. Belga, me preguntaba por lo de Rajoy, pero acabo de recibir un comentario de Ralf –que publicaré en unos minutos- en el que adjunta los enlaces de lo que dijo.
    Tienes razón con lo de El Mundo. Creo que sería muy interesante realizar un nuevo trabajo, un estudio de tipo arqueológico, que relacionara –cronológicamente- las exclusivas, noticias y análisis de los medios de comunicación con la sustanciación de la investigación policial en la Instrucción sumarial. Nos daría grandes sorpresas mostrándonos las relaciones de “colusión” entre los dos poderes, incluido el fuego amigo.
    Algo de esto hago en mi libro, pero se necesita algo más enfocado y de más alcance.
    En cuanto a lo de Múgica, en efecto no creo que esté ya para la labor, aunque nunca se sabe. El gusanillo nunca desaparece, y con la edad, quizás menos…
    Un cordial saludo

  12. Lesconil, bienvenido al blog. Es una alegría tener al mayor experto en los trenes, junto a Carlos Sánchez de Roda que creo que está preparando un libro al efecto, en estas páginas, que seguro que enriquecerás con tus comentarios.
    Lo que dices es muy importante. Es la demostración, también, de que la Comisaría General de Policía Científica no fue ajena al efectivo escamoteo de las pruebas, como se nos había hecho creer enfocando el asunto exclusivamente en los Tedax y Sánchez Manzano, como ya apuntaba, por cierto, en el cap. 9.4. de Las Cloacas.
    Un fuerte abrazo

  13. Ralf ha puesto el dedo en la llaga completando con información algunas de las cosas que yo intentaba explicar. Pero incluso se puede ir más allá. Para empezar a mi la historia del inspector Álvarez siempre me pareció algo folclórico dentro de lo que fue el “extraño periplo” de las bolsas y algunas cosas complementarias. Pero el modo en cómo se desarrollaron los acontecimientos una vez publicada la exclusiva de El Mundo es todavía más extravagante, con el “descubrimiento” de que la mochila “no reconocida” por Álvarez no era la “buena”, sino un “duplicado”. Y con la aclaración del error de la UCIE en el envío de la mochila de Vallecas al juzgado se resolvió todo con la marcha atrás del Rajoy jaleada por Zarzalejos y todo el establishment mediático. Pero lo cojonudo es que Álvarez reconoció a) que había una mochila bolsa pesada, b) que no se parecía a la que le enseñaron. Dos cosas aparentemente contradictorias si se confrontan con el relato de lo sucedido.

    Por supuesto nadie se detuvo a analizar las cadenas de “errores” y “casualidades” que llevaron a ese desenlace. Empezando por la mochila o bolsa “idéntica” pero no igual, que la UCIE recogió a los pocos días del atentado de una tienda, no de los Chedadi, sino situada ¿enfrente? del establecimiento de los Chedadi y cerca del locutorio de Zougam.

  14. Leo en Twitter que el historiador Jesús Palacios ha comentado algo acerca de lo que escribí aquí sobre el 23-F. Le agradezco la atención a quien fue el revitalizador de las investigaciones sobre el 23-F con su libro esencial, El golpe del CESID, publicado en 2001. Como él dice, Twitter no da para comentar estos asuntos y espero que abra ese blog prometido para estudiar el 23-F, que seguro será muy interesante.

    Extracto sus comentarios en Twitter:

    “Ralf comete varios errores:el #23-F no fue un golpe militar ni un falso golpe para fracasar
    El #23-F fue una operación institucional trenzada por el CESID con el ok del rey
    en #23-F sólo hay una operación,y es instituc
    el rey ante el fracaso dl operación cortocircuita a Tejero con la orden a Milans”

    Aquí lo que ha publicado hace unos días, que resume sus dos libros. Y, si no me equivoco, sin introducir variaciones:

    “LA OPERACIÓN INSTITUCIONAL DEL 23-F”

    http://www.kosmos-polis.com/historia/investigacion-history/item/236-la-operacion-institucional-del-23-f

    Empiezo por aquello en lo que estoy de acuerdo. Fue una operación institucional. No fue un golpe militar (no exclusivamente militar). Sólo hay una operación.

    Parcialmente de acuerdo: una operación institucional trenzada por el CESID con el ok del rey. Parcialmente, porque los implicados eran muchos más, y esto es básico, como él mismo expone. Entre otros estaban implicados los políticos beneficiarios del golpe: Felipe González y Fraga. Y muchos otros, prácticamente toda la clase dirigente.

    En completo desacuerdo y esto es fundamental: “ni un falso golpe para fracasar”. Como en Twitter no hay espacio no puede argumentarlo. Pero aquí sí lo hay y lo aprovecho.

    Hay una primera prueba palmaria, fácilmente accesible, y comprensible de suyo para quien apenas conozca nada del golpe, que demuestra que fue dado para fracasar. Es un hecho primario que debería saltar a la vista a todos pero que creo sólo ha señalado Calderón y de pasada. Yo no había reparado en él hasta décadas después, y tras haber leído varios libros, estudiado el asunto y escrito sobre él. Pese a su evidencia e importancia pasa desapercibido. Se trata de la fecha del golpe: el 23-F. Como se sabe, Tejero irrumpe en esa fecha en el Congreso, cuando están reunidos los diputados votando la investidura del nuevo presidente Calvo Sotelo. Era la segunda votación, en la que se requería mayoría simple. Y aquí está la clave. La primera votación se había producido tres días antes, no consiguiendo Calvo Sotelo la mayoría absoluta necesaria, y por eso se repite la reunión de los diputados y la nueva votación. Si en la primera Calvo Sotelo hubiera tenido mayoría absoluta no estarían reunidos los diputados ese 23-F y no habría habido golpe alguno, por inexistencia de objeto. ¿Por qué no dieron el golpe en la anterior votación cuando era seguro que los diputados estarían en el Congreso y sería posible? ¿A quién se le ocurre dar un golpe de estado sometido a la condición eventual de un hecho que no controla? Ni al que asó la manteca. Es como si unos ladrones quisieran dar un golpe y teniendo dos fechas posibles, una en la que la caja está llena y otra en la que es posible que esté vacía eligieran esta última. Ni al más tonto se le ocurre. Ya solo este hecho revela que el 23-F fue una completa farsa, de cabo a rabo, y totalmente diferente de cualquier versión que nos hayan contado. Si hubiera un intento serio de golpe lo hubieran hecho tres días antes, en la primera votación, cuando era seguro que el golpe sería posible.
    Incluso sobre este mismo hecho hay más datos. El propio Calvo Sotelo desecha extrañamente que le elijan con mayoría absoluta en primera votación. Algo que revela su implicación en la verdadera falsa golpista. Basta con acudir a la hemeroteca. Suárez había sido investido y luego había ganado la cuestión de confianza con mayoría absoluta, recabando el apoyo de grupos minoritarios, especialmente el andalucista. Calvo Sotelo desecha estos apoyos, y dándole a esto publicidad, como avisando a los golpistas que habrá nueva votación. El debate con todos los grupos fue de guante blanco, pero por si acaso a los andalucistas se les ocurre votarle y así frustrar el golpe, Calvo Sotelo se arranca con un inusitado y furibundo ataque contra ellos. Y, claro, no le votaron, no tuvo mayoría absoluta, hubo de repetirse la votación tres días después, y así pudo entrar Tejero.

    Hay más. Es sabido que el golpe se preparó de largo, que el clima conspiratorio, que era público, llevaba dos años. Estaba motivado porque entonces todo el mundo consideraba un desastre al presidente Suárez. Echar a Suárez era la excusa comúnmente aceptada, la que confería legitimidad al asunto. Pero van y dan el golpe justo cuando Suárez ha dimitido. Si fuera de verdad habrían dado el golpe cuando Suárez se encastillaba como presidente, recogiendo así los golpistas el sentir general. Pero van y dan el golpe justo en el momento menos propicio, aquel en el que hay una nueva esperanza colectiva de que las cosas se pueden arreglar, con la promesa de la elección de un nuevo presidente. A cualquiera se le hubiera ocurrido dar el golpe al menos dos o tres meses después cuando se comprobara que todo seguía igual y que Calvo Sotelo era más o menos lo mismo que Suárez. Cualquier golpe busca el engarce con el sentir general, aunque sea artificiosamente, salvo los del 23-F que hacen todo lo posible para disociarse de él.

    Sin entrar en detalles de la organización operativa de los hechos de ese día, creo que con solo lo expuesto se demuestra que el golpe lo dieron para que fracasara. Fijándonos en el protagonista principal sucede lo mismo. Como señala Jesús Palacios es del todo evidente que Juan Carlos estaba detrás del golpe, especialmente detrás de Armada. Hasta lo prueba el B.O.E de días antes, con el nombramiento de Armada como segundo jefe de estado mayor, trayéndolo de Lérida a Madrid. Más claro no puede ser. Pero igual de claro es que fue Juan Carlos quien paró el golpe, con su mensaje en TVE a la 1 de la madrugada y las órdenes que entonces dio a los capitanes generales, especialmente a Milans del Bosch. El mismo Juan Carlos que dio el golpe fue el que lo paró. Por eso la acusación del año pasado de la opusina Pilar Urbano contra Juan Carlos, sin aportar más pruebas que las ya conocidas, surtió el casi inmediato efecto de provocar su abdicación –porque la opusina hablaba en nombre de los dirigentes efectivos del Opus, claro-.

    Si desechando a Juan Carlos se quiere tomar a Sabino como ídolo antigolpista sucede lo mismo que con su jefe. Aparte que antes todo lo hicieran juntos, y que hasta se sabe que Sabino conspiró con los socialistas para dar un golpe de timón con Armada, una vez que entró Tejero al Congreso es personalmente Sabino quien autoriza a Armada a acudir allí. Lo confiesa el propio Sabino. Es de chiste la coletilla de “a título personal”. Le autorizo a usted a dar un golpe de estado pero que sea a título personal. Miquelarena, qué país. Qué paisaje y qué paisanaje. En esto han consistido los 34 últimos años de nuestra historia. Sabino dio el golpe y Sabino lo paró, a pachas con Juan Carlos. Otra cosa es lo que haya detrás de toda esta farsa, que sin duda debe haber algo de mucha importancia y poder. Si se desciende al detalle y uno se fija en los militares “demócratas” que salieron triunfantes del golpe, son los mismos que estaban antes moviendo a Armada. En concreto el esencial Sáenz de Tejada, segundo de Quintana Lacacci. Hasta estuvo con Armada la mañana del golpe, y Milans confiaba que le sublevara la I Región, Madrid. De menor graduación, pero lo mismo y en comandita, es el caso de Pardo de Santayana, luego único enlace oficial entre Armada y Milans, para controlar que no hablaran y amañar la versión oficial. Ambos del Opus.

    Por abreviar, y esperando ese blog sobre el tema, algunas notas. Tejero no es nadie, es un cero a la izquierda, unos bigotes y un tricornio. Nos han metido en la cabeza la imagen de Tejero y no podemos pensar en el 23-F sin darle el papel protagonista. Pero Tejero es un simple teniente coronel. Un teniente coronel no puede parar un golpe institucional en que el que están implicados todos, es un imposible metafísico. Si encima se mete a USA y al Vaticano ni te cuento el papelín de Tejero. Tejero es una imagen golpista prefabricada, creado por los mismos que dieron el verdadero golpe, con la operación Galaxia, su exigua condena y su posterior y delirante destino en Madrid. Jesús Palacios asegura que estaba completamente controlado por el CESID. Más aún por lo que de verdad mandaban en la Guardia Civil. Palacios y otros autores aseguran que antes que Tejero entraron en el Congreso otros altos mandos de la Guardia Civil, del GOSSI que mandaba Casinello, para asegurar la entrada de Tejero. Lo señalan pero luego se olvidan de ellos, y desaparecen de escena. Como dice Palacios fue un golpe institucional, y esa presencia previa de altos guardias civiles prueba que los que de verdad mandaban en la guardia civil hicieron que esta entrara institucionalmente. Y a ellos obedecía Tejero, como un guardia civil obedece siempre a otro guardia civil de superior graduación. No fue Tejero por su cuenta quien milagrosamente paró el golpe no dejando entrar a Armada. A Armada no le dejó hablar la guardia civil institucionalmente, los mismos que habían entrado antes institucionalmente.

    El golpe del CESID, sí, pero y mucho más. Calderón era un hombre de Gutiérrez Mellado, estrechísimamente vinculado a él, uña y carne. No se puede considerar a Calderón culpable y a Gutiérrez Mellado un héroe. Van juntos, en el mismo paquete. O una cosa u otra, pero juntos. Y después del 23-F siguieron tan amigos. No hay ningún héroe en el 23-F. Todos son unos farsantes. Incluido el héroe Suárez, que como hace poco ha contado Cebrián intervino personalmente en la fabricación de Tejero como golpista de la operación Galaxia y luego lo destinó a Madrid, para que pudiera secuestrarle a él. Pura farsa. Claro que Suárez estaba asesorado –obedecía- por Cassinello, el refundador del CESID, con el que departía a diario y a primera hora. El mejor informado de los dos era Cassinello, claro está.

    Cuando Haig hace sus famosas declaraciones estaba reunido con el ministro francés, lo que siempre se olvida. Haig y Reagan llevaban apenas tres semanas en el poder, y el 23-F se llevaba fraguando al menos dos años antes. Nadie habla de Francia en el 23-F, como si estuviera más lejos que la Conchinchina. Las relaciones más estrechas del Opus son con Francia. El primer ministro francés era Raymond Barre –el mismo del “santuario” francés para etarras-, miembro o simpatizante declarado del Opus, hasta el punto de abogar públicamente por la canonización de Escrivá. No sé si sabe Jesús Palacios que el general Cabeza Calahorra –señalado por él como Almendros, y luego Pilar Urbano dice lo mismo- era sobrino político de Escrivá. Todo el 23-F está trufado de gente vinculada al Opus, en variadas y hasta enfrentadas posiciones, como es su modus operandi desde el franquismo. Igual que sucede en el 11-M, y en tantas otras cosas, en casi todas. Desde el gobierno monocolor del Opus de 1969 vivimos en una oculta tiranía opusina, como un submarino a veces emerge y se le ve, descaradamente ahora, y a veces no, pero siempre está ahí controlándolo todo. Es una tiranía opusina y antiespañola, manejada por separatistas catalanes, que son los que controlan el Opus, tan hipócrita como Jordi Pujol, que es una creación de los Valls Taberner.

    Apretadamente creo haber mostrado con claridad que el verdadero 23-F fue un golpe dado para fracasar. Los mismos que lo dieron lo pararon. Juan Carlos lo dio y Juan Carlos lo paró. Sabino lo dio y Sabino lo paro. Detrás de ellos estaba el Opus, con algunos de sus hombres en la parte operativa, dándolo y parándolo, señaladamente Sáenz de Tejada. Hace unos meses el Opus utilizó el 23-F para cambiarnos al jefe del estado, poniendo a uno que ha hecho de chofer de Artur Más. Preparando esta última operación intervinieron discretamente pero con declaraciones públicas Sáenz de Tejada y Pardo de Santayana, los mismos que estaban con el también opusino Armada. Cambiaron al jefe del estado usando el 23-F para impulsar un tiempo nuevo separatista de destrucción, al servicio de los líderes de la oligarquía catalana. El Papa ha intervenido y les ha frustrado sus planes, por ahora. En ese movimiento de dar y parar el golpe quedó embolsada toda la clase dirigente de la época, civiles y militares, por las conspiraciones previas en las que casi todos participaron pues estaban impulsadas por Juan Carlos, que ahora se ve claramente también quedó embolsado por el Opus. El Opus toca el acordeón del 23-F, en expresión de Felipe González recordada por Ignacio López Brú, estrechándolo para librar a los que tiene sometidos, y abriéndolo a discreción para eliminar a quien quiere, como ha hecho recientemente con Juan Carlos. Esos dirigentes atrapados –el PSOE de González, el PP de Fraga- son los que han estado luego en el poder. Actualmente tienen igualmente atrapada a la clase dirigente por la corrupción, cuyos escándalos administra y dosifica el Opus, con longa y oculta mano en la justicia, y siempre en los medios. Y también por el 11-M, con el PP de Aznar y Rajoy como descarado y primer encubridor, y con el PSOE como beneficiario y luego además encubridor. Es la cada vez menos oculta tiranía del Opus catalán, con un proyecto destructor a largo plazo, una “larga marcha” en expresión de López Rodó, autor del informe con el que se pusieron en el disparadero las conspiraciones colectivas del 23-F, una “larga marcha” en continuada ejecución desde el gobierno monocolor de 1969.

  15. En efecto. Desde luego es el mayor ejemplo de Dignidad que existe España. Por eso no le responden las Instituciones, reaccionando con un silencio solo comparable a las reacciones del Empalador ante un crucifijo.
    Pronto dedicaremos un número del blog a Gabriel y Pilar, y a la causa por La Verdad y la Justicia, que encabezan sin desfallecer, casi en solitario.

  16. Ralf (comentario #73), yo también me inclino por la tercera versión que contemplas, que Rajoy estuviera lanzando un aviso para navegantes, como ya hizo Astarloa en la Comisión, del riesgo que corrían todos si les tocaban demasiado las narices y tiraba de la manta… El misil que lanza no deja lugar a dudas: “Dónde estaba la mochila o quién la puso allí
    La seguridad y rotundidad con la que comparece Rajoy antes las cámaras es elocuente…
    En cuanto a la rectificación del día 14 más que aclaración, lo que parece es que le han dado, más bien, satisfacción de que la sangre no iba a llegar al río…
    La aclaración, bastante endeble, la hubo en el juzgado, pero con secreto del sumario. Fue el mismo día 13 (S, T 202, folio 79323), y es el secretario del juzgado el que comunica que según conversación de Del Olmo con S-Manzano, la “verdadera” mochila estaba en la UCIE, y hablan de “error”. A eso se limita la aclaración que a Del Olmo le bastó para dar por buena la mochila, sin ni siquiera haber hecho comparecer de nuevo al inspector Alvarez para ratificarlo (yo estoy seguro que la habría reconocido como la “buena”, pero Del Olmo no debería fiarse ya del personaje y prefirió ratificarla él). Rajoy podía referirse a eso (se lo filtrarían; los tedax declararon el 15), pero, en cualquier caso, todo ello fueron movimientos de atrezzo. Lo importante eran los avisos…
    Hay que tener en cuenta que en esos días había unas prisas enormes por cerrar el Sumario. A Del Olmo le había enseñado la tarjeta roja El País (¿tienes el enlace?) apremiándole. Y es curioso que se montara todo lo que se montó, por VÍA DE URGENCIA, con la mochila de Vallecas que, como bien dice Rajoy señalando al punto más débil de la investigación, toda la Instrucción y el Sumario dependían de ella. Toda una amenaza la que estaba lanzando.
    Es por eso que el movimiento de El Mundo con el inspector Alvarez solo puede entenderse desde la instrumentalización, pura y dura, para blanquear la mochila de Vallecas.
    Una vez completado el expediente con las declaraciones ex novo del día 15 de los tedax para blanquear el transporte de los efectos de las víctimas de El Pozo, ya se puede cerrar la Instrucción.

  17. Si la aclaración a que se refiere Rajoy es esa del secretario del juzgado, al no ser pública en esos días indica que Rajoy estaba en las entretelas del caso. Abunda en que jugaba a algo interesado.

    No tengo claro que la operación consistiera fundamentalmente en blanquear la mochila de la comisaría. Con el tiempo nos hemos dado cuenta que en estos asuntos las versiones oficiales carecen de cualquier lógica, que no la utilizan, que cuadran las cosas a martillazos, por la cara. De hecho en este caso luego usaron a Bermúdez para que pusiera por su calva la bomba en el tren. Por eso, considerar que intentan dar un barniz lógico a la versión oficial pudiera ser erróneo, pues en sus procedimientos no lo necesitan. Aunque en este caso es posible pues estaba sometido a discusión pública. Quizás la intención última era realzar ese juego escondido de las dos bolsas, que para algo lo harían.

    La tarjeta roja de El País a Del Olmo fue el 28 de enero de 2006. Parece que por marzo ya lo tenían bien amaestrado. En alguna de las informaciones sobre el asunto de Álvarez dicen que el auto de procesamiento saldría pronto.

    http://elpais.com/diario/2006/01/28/opinion/1138402802_850215.html

    En julio de 2006 le vuelve a sacar tarjeta roja. Y a Belga, que vale ya de tocar las narices con la nitroglicerina, que todo el mundo sabe que es el componente genérico de las dinamitas, o que la nitroglicerina es el componente genérico de la nitroglicerina, o lo que sea, que vale ya.

    http://www.libertaddigital.com/nacional/advertencia-de-el-pais-al-juez-del-olmo-por-remover-aspectos-de-un-sumario-que-ya-esta-concluido-1276283816/

  18. 23-F.

    En post anterior puse dos enlaces a un trabajo sobre el 23-F. Aunque mi intención era que fueran abiertos parece que no lo son. Soy un desastre con la informática. Creo que estos que vuelvo a poner sí son abiertos. En caso de que no lo sean y a alguien le interese que lo diga y lo vuelvo a intentar:

    La versión de 26 páginas:

    https://drive.google.com/file/d/0B9SYtnLKf3xRdE9wSlJyeFNkZEU/edit

    La más extensa, en donde va al principio la anterior resumida:

    https://docs.google.com/document/d/1fy3eap-MMwKfe7GVY51jUvxfuVyBTe1Dlhfmb7zFadk/pub
    https://drive.google.com/file/d/0B9SYtnLKf3xRalN2SWtmYUNqbzQ/edit

    Insiste Jesús Palacios en Twitter en que el golpe lo paró Tejero al no dejar hablar a Armada a los diputados. Yo insisto en que no, en que Tejero no era nadie, un mandado, un golpista prefabricado. Otra muestra de que desde el principio el golpe se hizo para que fracasara son los tiros en el Congreso, que desde el principio reventaron la posible operación Armada. Esta inicial actuación frustrante de Tejero concuerda con la de horas después con Armada. Otra prueba de que Tejero no era nadie ni mandaba a sus tropas es la recluta de estas en el último momento, prestadas en parte por el coronel Manchado, que seguro consultó con alguna superioridad. Otra parte de las tropas ni siquiera fueron reclutadas por Tejero, salieron de Valdemoro por su cuenta, mandadas por un capitán. Cuenta Jesús Palacios que uno de quienes empujaron a las tropas a salir de Valdemoro fue el entonces capitán Garabito, o teniente que no recuerdo. No sé si sabe que Garabito es del Opus, luego segundo de Roldán, hasta que este con Garzón organizaron la operación UCIFA, que parece fue contestada con los pisos de Roldán y sus gayumbos, con el periodista Irujo de “investigador”, el mismo que usan en El País para el 11-M, especializado en Lamari.

    Palacios quita importancia a los tiros iniciales:

    “Tanto Cortina como Armada en las órdenes e instrucciones previas que dieron a Tejero, en lo que más hincapié hicieron, fue en que la toma del Congreso tenía que ser limpia, sin derramamiento de sangre. Lo que así llevó a cabo. Y si lo tiros crearon un sobresalto inicial -dramático en todos los lugares, y de sorpresa en aquellos en los que se seguía en complicidad, “eso no es lo que estaba previsto”-, fue porque no se sabía hacia donde habían ido dirigidos, y si habían alcanzado a alguien. Pero en cuanto los primeros observadores enviados al Congreso y los que previamente ya estaban en él, confirmaron que no había heridos ni daños físicos, se volvió a la tranquilidad siguiendo adelante con la operación”

    http://www.kosmos-polis.com/historia/investigacion-history/item/236-la-operacion-institucional-del-23-f

    Se le podrá dar mayor o menor importancia, pero sin duda la tiene, y se puede establecer una continuidad entre esta actitud inicial de Tejero y la posterior con Armada. El propio Palacios reconoce, a sensu contrario, que interrumpe la operación.

    Acaban de presentar un libro nuevo sobre el 23-F, Roberto Muñoz Bolaños nos presenta “23-F: los golpes de Estado”

    http://www.spain-eventos.es/eventos-historia/152441/presentacion-23-f-los-golpes-de-estado-de-roberto-munoz-bolanos-editorial-ultima-linea

    Recoge la tesis doctoral que publicó hace algún tiempo. Aparte la habitual y confusa interpretación, más o menos oficial, hay bastantes datos que no son habituales, entre ellos sobre los olvidados pero esenciales para el golpe Saénz de Tejada y Pardo de Santayana:

    https://repositorio.uam.es/bitstream/handle/10486/660381/mu%C3%B1oz_bola%C3%B1os_roberto.pdf?sequence=1

  19. 11-M y separatismo catalán con el Instituto Elcano. Hace poco puse el enlace del importantísimo artículo de Jordi Pujol el 13-M, en el que explica que el 11-M se hizo para la cosa catalana, y la vasca. El 11-M se hizo en catalán. Es conocida la influencia del Instituto Elcano en los asuntos del 11-M, su Reinares es el experto oficial yihadista, su Javier Jordán profetizó meses antes del atentado una masacre de 200 muertos, y son ellos los expertos en moritos y alarmismo.

    Artículo del actual jefe del Instituto Elcano, que lo era durante el 11-M. Ejerce de separatista catalán, con alguna doblez y una jerigonza manipuladora insoportable.

    “¿Importa ser nación?”
    EMILIO LAMO DE ESPINOSA 23 ENE 2015

    “España es una nación de naciones, que es lo que viene a decir el artículo 2 de la Constitución
    También Cataluña es una nación de naciones”

    http://elpais.com/elpais/2015/01/18/opinion/1421599834_925388.html

    Para eso se hizo el 11-M, para destruir España como nación, un episodio fundamental en una senda iniciada hace décadas.

    ¿A cuento de qué le importa a este madrileño la cosa catalana y destruir España como nación? Simplemente obedece.

    Este es un Lamo de Espinosa de Lamo de Espinosa. Su padre falangista importante, redactor de proyectos constitucionales falangistas en las postrimerías del franquismo. Cloacas del poder que obedecen a quien lo tiene. Una cloaca de cloaca. Por eso este Lamo de Espinosa de Lamo de Espinosa, especialista en el 11-M, resulta un separata catalán de separata catalán.

    Ya hace unos meses el Instituto Elcano, creo que presidido por el chofer eventual de Artur Más, mostró que lo suyo es el separatismo catalán, al agasajar a Enric Juliana. La portada de un libro de Enric Juliana lo dice todo sobre su voluntad de trocear España. Es la antagónica del libro Las Cloacas del 11-M. Hay que verla, “Modesta España” dice el soberbio separata:

    http://www.casadellibro.com/libro-modesta-espana-otra-respuesta-al-declive-la-virtud-civica/9788490062203/1965052

    Este Juliana ha recordado recientemente el 11-M en un artículo, con alguna perversa intención. Es un capo de la Vanguardia, y ejerció de portavoz de Bertone en España, el secretario de estado del Vaticano, afortunadamente defenestrado. El Opus separatista siembre ha contado con el apoyo de los lobys del Vaticano. El Papa Francisco ha dicho que hay tres lobys en el Vaticano: político, económico, masónico. Esperemos que le corte definitivamente las alas al Opus destructor.

  20. Instituto Elcano y web noruega. No sé si conocéis que el moro a quien acusaban de ser el mantenedor de las webs islamistas del 11-M, Ayad Mejid, un iraquí canadiense, resulta ser en realidad un pederasta, o ni eso, un falso islamista y un falso pederasta. Cualquier cosa les vale a estos expertos para montar la farsa:

    http://www.thestar.com/news/gta/2009/03/31/is_ayad_mejid_a_terrorist_a_pedophile_or_a_victim.html

    http://www.thestar.com/news/gta/2011/05/27/brampton_man_sues_government_alleging_csis_harassed_him.html

    Por cierto, en los textos yihadistas del 11-M se cita sorprendentemente al Opus. Y a un abogado, con la complicidad de Bermúdez, le usaron para que justo la parte relativa al Opus se leyera en el juicio. Con alguna intención lo harían. Solo se me ocurre que o señaladora o reivindicativa.

    “ya que el Partido Popular tiene relaciones estrechas con el importante grupo cristiano Opus Dei en España.”

    “La fuerza del Opus Dei en el Partido Popular.”

    http://especiales.libertaddigital.com/11-m/transcripcion.php?id=04-06-2007—10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s